LOS VALIENTES SON LOS AUTÓNOMOS Y NO LOS MANTEROS

               Como profesional de la criminología y de la psicología, pueden llamarme iluso pero soy de la opinión que independiente de mi voto, cuando se nombra un Alcalde de forma automática deseo que lo haga bien y tenga éxito en su gestión.

               Hoy me sorprendo e incluso me avergüenzo, de las declaraciones de mi Alcaldesa de Madrid, Dª Manuela Carmena, al afirmar que los inmigrantes que han saltado la valla de Melilla son “los más valientes”, al hilo de la polémica sobre los manteros.

                Verdaderamente mi Alcaldesa, valientes no son los inmigrantes que son personas desesperadas, valientes son los autónomos, los que se juegan todos sus ahorros en montar negocios y crean puestos de trabajo, los que pagamos impuestos sin ver para qué sirven, los que cada día reparten docenas de CV sin perder la ilusión, los que cada día hacen cola en las oficinas de extranjería para cumplir con sus trámites legales para residir en éste país, los que seguimos acudiendo a depositar el voto por culpa de algunos políticos que no saben ponerse de acuerdo, los que guardan su turno en las oficinas de empleo, pero por encima de todo, valientes somos los madrileños que soportamos de manera estoica Alcaldes que olvidan que los derechos humanos son tanto para los manteros como para los contribuyentes.

               Y no confundan el fondo de mi mensaje, es un tragedia humana terrible que una persona se juegue la vida para llegar a España escapando de atrocidades o de la pobreza más extrema, manteros 1pero las leyes están para ser respetadas y no para vivir en permanente estado de excepción o de “no cumplimiento”.

               Ayer mi asombro adquirió también un tamaño inusitado, cuando en la televisión compruebo que en el feudo de la errática Ada Colau se reconoce y se apoya la existencia del denominado “Sindicato de Manteros”. Ese sindicato se erige en interlocutor válido con las instituciones a la hora de defender los “derechos” de los mismos. Si partimos de la base que tras la palabra “mantero” se esconden factores como explotación, ilegalidad, competencia desleal, piratería y por encima de todo, infracciones a distintas normas y leyes como el Código Penal, podríamos pensar también en el Sindicato de Carteristas, asesinos, conductores ebrios, violadores, falsificadores o cualquier otra actividad delictiva que el político de turno intente “solucionar” sin tener ni idea de lo que hace.

                Pero no podemos caer en el “buenismo” permanente y trasnochado de nuestro equipo municipal, pensando que “mejor es que vendan en el top-manta que se pongan a robar” o “de alguna forma se deben ganar la vida” pues resulta todo un insulto a la razón y a las personas que de forma legal trabajan de sol a sol arriesgando todo su patrimonio en un negocio.

                Permítanme que retroceda en el tiempo, hace ya muchos años, en mi época de estudiante, mi compañero Pascual trabajaba en el negocio familiar de Video-club familiar que hacía las delicias de un tiempo de VHS con éxitos cinematográficos para los que como familia numerosa, asistir al cine era un ejercicio muy costoso. En esos tiempos llegó la explosión del formato CD y DVD pero también la presencia de una legión de ciudadanos chinos que con grandes paquetes de películas y música, vendían a precios irrisorios los últimos éxitos grabados de forma infame dando la puntilla a negocios que se vieron abocados a cerrar. Y no amigos, no fueron las descargas por Internet que se generalizaron mucho después, fue el efecto de la piratería la que provocó el cierre de negocios mientras muchas personas perdían sus ahorros comprobando que sus propios clientes ahora veían casi ventajoso que “unos simpáticos chinitos”, vendieran una película por el mismo precio que tenía el alquiler, por mucho que luego esa película no pudiera escucharse o verse con nitidez. Detrás de esos “simpáticos chinitos” como eran llamados en muchos lugares, se escondía la mayor de las explotaciones de seres humanos que hacían cada vez más millonarias a mafias asiáticas que en pisos y condiciones extremas, grababan miles de CDS y DVD’s a diario, pulverizando negocios, artistas y cualquier atisbo de creación artística que requiriera inversión económica o simplemente pagar a sus trabajadores. En esos años, Grupos de Investigación de Policía Municipal de Madrid (Carabanchel y Puente de Vallecas), empezaron a mostrar de forma sistemática que, tras esa actividad ilegal pero vista con simpatía por los ciudadanos, se escondían grupos mafiosos que ponían en el “mercado ilegal” cientos de copias a diario con unos beneficios de muchos miles de euros mientras pagaban a sus “manteros” unas migajas con lo que debían subsistir. Tras el boom de las mafias asiáticas, las zonas de Carabanchel y Centro se fueron llenando de otros grupos, con el mismo corte mafioso, de ciudadanos de India y Bangladesh que desbancaron a las otras mafias abaratando aún más los precios pero ya entrando de modo directo en otro mercado ilegal como es el de la ropa y complementos falsificados en infracción directa a la propiedad industrial.

               Eran tiempos de trabajo policial complejo y sistemático contra las mafias de la falsificación, en el que Grupos de Investigación de Policía Municipal como el de Carabanchel, cambiaron el objetivo pasando del “mantero” al grupo organizado de distribución, alcanzándose grandes éxitos que obligaron a muchas mafias a abandonar nuestra ciudad estableciéndose incluso en otras Comunidades Autónomas. No era ya una lucha contra una persona que tras muchas horas de labor sacaría un triste jornal, era una lucha contra mafias perfectamente organizadas, regladas y estructuradas que les permitía ganar cantidades enormes de un dinero fuera de control que solía acabar en los países de origen a miles de kilómetros. Esa lucha de Policía Municipal fue acabándose con la anulación y desaparición del Grupo de Investigación de Policía Municipal de Carabanchel tras innumerables éxitos, condecoraciones y felicitaciones, devolviendo nuevamente la acción a la lucha contra los manteros que ahora era copado por los inmigrantes procedentes del África Subsahariana que volvían a repetir sus estructuras de explotación y de organización mafiosa.

               Una de las últimas operaciones del Grupo de Investigación de Policía Municipal de Carabanchel denominada “Operación Oso”, en conjunto con el Grupo VIII de la Brigada de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía, reflejó que esa actividad de “manteros” estaba relacionada con otros muchos de falsedad de documentos, inmigración ilegal favoreciendo la misma, explotación de seres humanos, amenazas, etc., en el que un grupo numeroso de ciudadanos senegales controlaba la venta y distribución de productos falsificados de primeras marcas en multitud de distritos de Madrid, así como en tiendas legales donde se adquirían productos que al final resultaban ser copias falsas de los originales. Los miles de euros que se lograban en tal actividad, eran enviados de vuelta a Senegal y Nigeria donde servían a las mafias para adquirir propiedades lujosas. También es fundamental incidir aquí que en muchas ocasiones ha quedado demostrado que los beneficios de la piratería sirve para la financiación de grupos Yihadistas en su labor terrorista.

                Nuestras calles se plagaban de bolsos y ropas de primeras marcas que nunca llegaban a dar el “pego” de las marcas reales y menos para los que entendíamos del precio verdadero, peromanteros 2 sí que muchas marcas vieron cómo sus clientes dejaban de adquirir los productos reales quejándose “que todo el mundo llevaban el mismo modelo de bolso, zapato o ropa” anulando el factor de exclusividad, dando al traste con las inversiones en innovación, así como en contrataciones en tiendas y comercios que observaban en mantas expuestas en las aceras los mismos productos a precios muy por debajo del real y con una calidad deplorable.

               Con la llegada del actual equipo de Gobierno Municipal, se instaura la decepción en la Policía de Madrid. Los derechos humanos pasan a ser ahora propiedad del que vende en la “manta” y no del que paga sus múltiples impuestos buscando animar sus ventas ajustando márgenes en una situación económica muy complicada. Nuestras calles se han convertido en una gincana en la que debemos ir saltando por multitud de calles de nuestra capital para evitar pisar una larga sucesión de mantas donde se exponen las más variadas mercancías de todas las marcas de prestigio posibles. Se abandona de forma ilógica la “investigación” invocando “falta de competencias” policiales sin entender la realidad policial de coordinación entre cuerpos así como la falta de actualidad de una norma como la Ley 2/86 de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad absolutamente obsoleta, superada por la formación, preparación, coordinación y trabajo diario conjunto de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad diversos pero con un objetivo común como es, entre otros, la seguridad ciudadana.

La falta de conocimiento de la Cúpula del Ayuntamiento de Madrid en temas policiales, llevó a desmontar nuevamente el renacido Grupo de Investigación de Carabanchel tras poner a disposición judicial a las personas responsables del robo sistemático de bicicletas de Bicimad dejando en el olvido o en el cajón de las informaciones perdidas, datos muy valiosos sobre nuevos grupos delincuenciales especializados en la distribución y falsificación, relativos a la propiedad intelectual e industrial y tras anular igualmente otro grupo como el GAZ que actuaba de forma directa contra los manteros en la vía pública.

               Resulta curioso que en el caso y en aras a esas “competencias” a las que se refiere el Equipo Municipal y por las que se abandonan las labores de investigación, las quejas no vinieron por parte de la Policía Municipal sino por parte del Cuerpo Nacional de Policía que reconocía como fundamental la labor del Grupo de Investigación en la lucha multidelincuencial de las mafias organizadas y como así se reconoce por el responsable de la Brigada Provincial de Extranjería en una entrevista publicada en prensa.

               El “buenismo” y por encima de todo, la falta de respeto a la normativa vigente, lleva a nuestro Ayuntamiento a proponer unos carnés de ciudadanía y alternativas sociolaborales a un colectivo de personas para evitar que sigan cometiendo ilegalidades con el grave peligro asociado del efecto llamada.

               Quizá en algún momento se les debió olvidar que el cumplimiento de las leyes es algo obligatorio y no negociable, pero por encima de todo es necesario entender que la actividad de piratería está acabando con muchos comercios siendo fundamental entender su lucha tanto desde la óptica de la investigación como de la acción en la calle y de forma coordinada entre cuerpos policiales. De igual forma y si nuestro Ayuntamiento quiere acabar con el problema, ofrézcanles la oportunidad a los manteros de concurrir al mundo de la competencia en igualdad de derechos y obligaciones pues así estaríamos todos encantados de comprarles sus mercancías legales y que no acabaran con el prestigio de las marcas y con los puestos de trabajo que crean las mismas.

                Todos los días hombres y mujeres de diversas nacionalidades en cada rincón de nuestro país se buscan la vida trabajando duro en infinidad de labores sin infringir la ley y sin perjudicar a personas que ven cómo su Ayuntamiento defiende los derechos de unos en perjuicio de otros mientras los que saben y conocen cómo luchar contra las mafias organizadas esperan en un rincón olvidado rebasados y sin saber qué contestar ante la avalancha de quejas de ciudadanos y comerciantes, esperando de nuevo la oportunidad para poner en jaque a los que ahora campan a sus anchas haciendo de nuestra ciudad un lugar difícil para los ciudadanos honrados.

Nota del Autor.- Todas las informaciones que se aportan en el presente artículo están a disposición del público en las redes, prensa y televisión por lo que no concurre ningún tipo de obligación de “secreto profesional” y sí el derecho de Libertad de Expresión reconocido en la Constitución Española.

Centroismaeldorado.com utiliza cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación. Si continua navegando por nuestra Web consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador, clicando en (Política de Cookies).

Para aceptar el uso de cookies clique en este botón -->