CONVIVENCIA: NADA TAN DÍFICIL, TAN BELLO Y TAN ENRIQUECEDOR.

 

       Les propongo un juego, vamos a hacer nuestras las ideas de otras personas que alertan sobre los peligros de la convivencia.

     Vamos a quitar a los homosexuales, lesbianas, etc. pues transmiten enfermedades, son muy promiscuos, no tienen valores, etc.; ahora convivenciavamos a quitar a los divorciados pues rompieron el sagrado vínculo del matrimonio; ahora vamos con los extranjeros que vienen a quitarnos nuestro pan llenando nuestras calles de delincuencia; ahora vamos con los disminuidos psíquicos, minusválidos, enfermos….los cuales no sirven para nada y sólo traen un gasto; ahora nuestro pensamiento para los de otras opiniones políticas que son unos traidores; ahora las madres y padres solteros, gays…que deciden cómo enseñar la palabra amor a sus hijos……….¿ya hemos quitado a todos esos?, ¿saben lo que resulta de la resta?....BASURA.

      Por desgracia amigos, no crean que los que les cuento es una invención, es algo real. Hay mentes así, gente que desde pequeños enseñan a sus hijos a odiar al diferente, a creerse superiores, a restar en vez de a sumar.

      La convivencia es sin duda algo laborioso, requiere aceptación, requiere exigencia, pero por encima de todo requiere humildad. Requiere ver a las personas por cómo son en vez de ver suconvivir procedencia. Entender que es mejor mirar al corazón de las personas en vez de al color de su piel o su acento, entender que el amor no entiende de sexos y que una caricia o un beso es igual en cualquier idioma.

        Si en mi vida, si en la vida de mi familia, restáramos a los gays, divorciados, extranjeros, enfermos, minusválidos, opiniones distintas, etc., habría restado a las personas que amo con todo mi corazón y a las cuales admiro, personas a las cuales dejaría a mis hijas a su cargo con más tranquilidad que la que me infunden los homófobos, talibanes del pensamiento y de la fe, salvadores de patria o de la raza, etc. Si en mi vida hubiera tenido que quitar a esas personas que amo, habría tenido que empezar por mi propio padre que me enseñó desde su silla de ruedas las palabras amor y respeto.

         Disfruta amig@ de ser todos diferentes.

 

“LOS CAMBIOS SON IMPOSIBLES EN ÉL-ELLA"  ¿ES POSIBLE DEJAR DE DISCUTIR?

        Miren ustedes amigos, las parejas que dicen que nunca discuten o no tienen sangre o mienten. No existen relación de pareja sin discusiones (normales), sin diferencias de criterios, etc.

        Las discusiones y “peleas” con nuestra pareja son una parte innegable de nuestra semana -o incluso de nuestro día a día – que afecta cómo nos sentimos, nos relacionamos y nos desempeñamos en todas las áreas de nuestra vida.

       Peleamos porque “no nos entiende”, porque “siempre hace lo mismo”, porque “nunca cede”, porque “siempre repite lo mismo”, “porque no PERSONA CORRECTAcolabora”, “porque nunca está”, etc, si bien también debemos tener presente que en muchas ocasiones las peleas o discusiones vienen porque aplicamos dos varas de medir a nuestra familia y a la familia del otro. Es cierto que siempre lo que hace nuestra familia goza de unas “gracias” de la que no goza la familia del otro.

        Según Nelson Portugal, las discusiones de pareja pasadas tres semanas pueden llegar a ser una historia graciosa que le cuentas a tus amigos(as) en una reunión, pero lo cierto es que esas reacciones – las tuyas y las de tu pareja – van destruyendo tu relación cada vez más. La deterioran, la vuelven más distante, menos íntima y crean resentimientos que pueden marcar tu relación para siempre. Porque aunque la quieres, aunque él es todo para ti, la forma en que reaccionas, las palabras que le dices y las decisiones que tomas en esos momentos le hacen daño.

        Pero, ¿podemos hacer algo por evitarlas?, ¿disminuirlas?, según las Técnicas de Nelson Portugal sí es posible:

1. Descubre el significado actual

       No se trata del significado que tienen las cosas, se trata del significado que le doy yo, la interpretación que hago de un asunto y que dispara mis emociones. Si por ejemplo, nuestra pareja se retrasa y nosotros comenzamos a pensar que lo está haciendo porque “no es considerada”, “no le importa que esperes”, “no te quiere”, etc., estaremos quedando a merced de ese pensamiento sin ser conscientes del significado que le damos a lo que sucede, no nos damos cuenta y por eso quedamos bajo su control, subiendo nuestra ansiedad, nuestra frustración y nuestro enfado.

       Por eso el primer paso para evitar reaccionar de esta forma es poner al descubierto el significado actual que le estás dando a la acción de tu pareja.

        Para eso cuando estés por iniciar una discusión, empieces a sentir enojo, estrés o frustración frente a lo que hizo tu pareja quiero que te hagas la siguiente pregunta:

¿Por qué creo que lo ha hecho?

         La respuesta que pongas en tu mente es el significado actual que le estás dando a lo que ha hecho tu pareja. En este momento te darás cuenta, por ti mismo(a), que el significado es completamente negativo… pero está bien. Mantén ese significado. Pero ahora, por el contrario, harás algo completamente diferente.

2. Piensa en cuatro posibles significados adicionales

         Quiero que una vez que ya hayas descubierto cuál es el significado actual que le estás dando a la acción de la otra persona, pienses en cuatro posibles significados adicionales, porque, si te das cuenta, tu significado actual es solo una hipótesis.

        ¿O acaso tú sabes realmente por qué llegó tarde?, ¿Sabes por qué no es tan expresivo? ¿por qué le molesta que salgas con tus amigos? ¿por qué no puede acompañarte? ¿por qué no quiere que “te metas” en la educación de sus hijos?

         No, no, no y no. Tú no sabes por qué hace todo esto. Tienes una hipótesis sobre por qué lo puede estar haciendo y es esa misma hipótesis la que te hace sentir mal.

         Por eso es que quiero que, sea cual sea el significado que le estés dando a la acción de la otra persona, te hagas la siguiente pregunta:

¿Por qué más lo pudo haber hecho?

       ¿Cuáles son otras cuatro razones por las cuales pudo haber actuado así?. De esta forma frente a estas situaciones siempre tendrás al menos cinco hipótesis (de ahí el nombre de esta técnica).

         Si pensabas, por ejemplo, que tu pareja llegó tarde porque no le importas, quiero que pienses en cuatro posibles razones adicionales.

  • ¿Tal vez se le desinfló una llanta?
  • ¿Tal vez su jefe la(o) llamó a último minuto para terminar un trabajo?
  • ¿Tal vez se le acabó la gasolina?
  • ¿Tal vez no se veía bien con su ropa y se tuvo que cambiar dos veces más?
  • ¿Tal vez se le pasó la hora?

           Sé lo más creativo(a) posible y agrega al menos cuatro posibilidades de por qué hizo lo que hizo.

        Ni si quiera tienes que cambiar tu significado actual, lo único que debes hacer es obligarte a ti mismo(a) a pensar en cuatro otras razones adicionales para explicar la forma de actuar de tu pareja.

         En otras palabras, no te pido que “no asumas”, te pido que asumas y que asumas bien.

       Haz esto cuando estés por iniciar una discusión o en medio de una y tu nivel de estrés, ansiedad, enojo o frustración se reducirá a niveles cercanos a cero, garantizado.

        Y la razón por la que esta técnica funciona – además de haberla probado decenas de veces en todo tipo de escenarios – es porque tu mente ya no estará aferrada a solo una razón negativa por la cual hizo lo que hizo.

        Y al darle la posibilidad de que el significado fuera diferente, la emoción también la será.

Este es un ejemplo práctico (y real)

Te cuento por ejemplo brevemente una de las discusiones frecuentes en una relación:

La novia discutía por alguna razón – totalmente válida – con la persona que la atendía (ya sea un mozo en un restaurante, un cajero en un supermercado o un representante en un banco) y el novio se acercaba y le decía algo similar a esto:

“Ya amor, no te preocupes, ya pasó, olvídate, vámonos”.

Y su respuesta era la siguiente:

“Tú siempre apoyas a los demás”, “¿por qué no puedes estar de mi lado?”, “me haces quedar como una tonta”, etc.

Ahora yo te hago dos preguntas.

Primera pregunta:

¿Por qué crees que ella reaccionaba así? ¿qué significado le estaba dando a la acción de su novio de pedirle que ya se vayan, que ya “lo dejara ahí”?

¿Cuál era su hipótesis?

Su hipótesis era que yo él lo hacía porque no le importaba cómo ella se sentía.

Segunda pregunta:

¿Cómo crees que hubiera reaccionado ella si hubiera creído que él le decía eso porque (1) no quería verla estresada, (2) no quería que nada “malogre” su día, (3) quería aprovechar el mayor tiempo posible con ella o porque (4) quería verla tranquila, alegre, feliz?

Totalmente diferente.

Lo mismo hubiera sucedido con él si hubiera entendido que lo que realmente ella quería era sentirse apreciada, querida y entendida.

Y esto hubiera afianzado su relación en lugar de deteriorarla.

Ahora debes hacer esto

Ahora tú puedes evitar deteriorar tu relación y, por el contrario, empezar a tomar un mayor control, tanto con la forma en que tú reaccionas como en la forma en que tu pareja reacciona, para mejorarla.

Lo único que debes hacer es seguir los dos pasos de la Técnica de las Cinco Hipótesis:

  1. Identifica cuál es el significado actual que le estás dando a la acción de la otra persona (tu primera hipótesis) preguntándote: ¿por qué creo que lo ha hecho?
  2. Y piensa en cuatro posibles significados adicionales (cuatro hipótesis más) preguntándote ¿por qué más podría haberlo hecho?

Haz esto en cualquier momento donde sientas que el estrés, la ansiedad, la frustración o el enojo empiece a generarse en tu cuerpo por alguna acción de tu pareja (o de tu compañero de trabajo, de tu familiar, de tu amigo o incluso de un desconocido).

 

             COMPARTE ESTE BLOG EN TUS REDES SOCIALES

               Google Plus logotipo-oficial-twitter-2014  LOGO FACEBOOK  LinkedIn logo initials

 

 

 

 

Centroismaeldorado.com utiliza cookies para mejorar nuestros servicios y la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación. Si continua navegando por nuestra Web consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador, clicando en (Política de Cookies).

Para aceptar el uso de cookies clique en este botón -->